Santuarios

pradera y bici

 

            Hay algo mágico en la quietud de la tarde según va asentándose en los parajes recónditos, algo sagrado se intuye en el centelleo de la pradera que la brisa mece en su sosiego y adormece el cuclillo con su arrullo cantarín.

            Tiene el canturreo entreverado de las aves y las frondas sobre el río un algo de penúltimo reducto, de bastión magno e inalcanzable a los dedos miserables del engrudo burdo y turbio que nos enfanga en nuestro absurdo sinsentido de ególatras contumaces.

            Emana de su seno nimbado una energía que fluye y limpia, un manantial de coraje que fusiona los fragmentos machacados, reaviva el ánimo y alimenta el pábulo de lo bueno y honesto que aún crepita en ti, con tus sueños alados y tus pies de bruto.

La felicidad es una variable discreta

            Resopla el viento en pabellones cercanos y juega a ser tela que ondea sobre la cara que se orienta luminosa al sol de abril. A lo lejos resuella hinchándose la mar, y aún más lejos todavía el martilleo hidráulico de un solar en obras pone la única nota discordante a un momento que, para ser tuyo, no necesita envolverse en el manto quimérico de la perfección. Pero abajo, en la orilla, hacia donde ya te encamina la desnudez dichosa de tus pies, solo las olas vibran, solo el viento araña sus cabelleras arrancándoles las gotas que habrán de sazonar tu piel de salitre. Te asientas en un leño y lees lo que los dedos semienterrados en la humedad nítida de la arena escriben, que uno nunca debería abandonar una playa sin haber buscado antes un tesoro.

ESTRELLA DE MAR