Las puertas del Hacedor

las puertas del hacedor

 

En breve Las puertas del hacedor emitirán el suave gañido de la madera noble sobre sus goznes, y en el haz de luz que barrerá la penumbra saldrá gateando un librobjeto por la corte de los milagros, una criatura fruto de la colaboración entre Norberto Luis Romero y un servidor.

Otros Librobjetos de Norberto Luis Romero (con textos de autores como Rosana Alonso, Gabriel de Biurrun, Jesús Esnaola, Manuel Espada o el propio Norberto Luis, entre otros) pueden ser apreciados en la web personal de Norberto,  donde también se exhiben infinidad de muestras que dan fe de la calidad artística que atesora el autor.

Trampantojos, en La libélula de radio3

La Libélula, media hora etérea de buena música y buenas letras de la mano de Juan Suárez. En el podcast del 20 de noviembre, Trampantojos, un relato de Alberto Cartujo, digo Corujo (colección de relatos DeAntología, de la editorial Talentura, coordinada por Rosana Alonso y Manu Espada); a partir del minuto 13. Aunque yo escucharía el programa entero, no tiene desperdicio.

http://www.rtve.es/alacarta/audios/la-libelula/lalibelula-trampa-antojos-20-11-13/2153761/

 

 

Los atracadores llegaron en limusina, en La libélula de radio3

En las últimas semanas La libélula, programa cultural de radio3,  ha acogido entre sus alas de fantasía literaria y musical los dos microrrelatos con los que he tenido el privilegio de participar en DeAntología, la colección de microrrelatos publicada en mayo por  la editorial Talentura bajo la coordinación de  Rosana Alonso y Manu Espada.

Dejo aquí el enlace al podcast del 30 de octubre, donde a partir del minuto 06:50  puede escucharse el primero de dichos relatos, Los atracadores llegaron en limusina.

Podcast La libélula 30/10/2013

 

 

 

Que Dios salve a la reina

            Ahora sabes para qué la compraste, «jo, macho, ni que ya vivieras en esa cabaña en el bosque», te dijo entonces el Onofre, «espera a ver, tío, quizá muy pronto», respondiste, te gustaba hacerte el interesante con él, con Onofre resultaba fácil, su admiración por ti era sincera y te invitaba a soñar, pero es que aquel día era diferente, realmente intuías que tu vida iba a cambiar, la alegría inenarrable de aquella mañana radiante de domingo era contagiosa y las mujeres bonitas menudeaban por el Rastro, blancas, asiáticas y morenitas, cómo no sentirte optimista entre tanto escote, poderoso entre tanta sonrisa luminosa, dueño de un destino cuyas riendas empuñaban tus manos, hubieras podido jurar que eras jinete y eras bisonte, que la pradera era tuya, que el aire olía a pino, pero en llegando a casa y en el silencio mugroso de sus cuatro paredes el cielo raso se te vino encima, arrinconaste aquella estúpida herramienta, volviste a ser el mismo de siempre, un día y otro y otro y uno, hasta que hoy, hace apenas media hora, te encontrabas masticando desganado sobre el hule de la mesa camilla y un moscón gigante entró por la ventana, la única ventana de esta caja de cerillas, el único mirador a un patio de luces miserable, también la puerta estaba abierta, como si así fuera posible invocar esa brizna de brisa que desmigajará el calor sofocante, el tufo a sardina frita que llega del descansillo, las voces de las vecinas hablando por el hueco de la escalera, «ese desgrasiao cabrón del tersero», vocea la yonqui de arriba, y tú tenedor y cuchillo en ristre, sudando a gota gorda, pegada la espalda al plástico de la silla, haciendo como que no las oyes, pendiente del moscón, y la foca de abajo que se ríe, «calla, reina, que te va a oír», dice la muy guarra, y el puto moscón que no ceja, le asestas un mandoble, y otro, y otro, y otro más, hasta cuándo, porque si fueras karate kid ya lo tendrías ensartado en la punta del cuchillo, pero tú sólo eres tú, un día y otro y otro y uno, hasta hoy, hasta siempre, los ojos se te van tras las piruetas del insecto zumbón, «Cabronaso, ¿es que no me oyes?», insiste la yonqui, la foca se muere de risa, tú ni caso, hazte el sordo, preocúpate del moscón, de su aterrizaje sobre la bandeja de pollo, a saber dónde habrán estado esas seis patas peludas, qué miasmas no habrá succionado esa trompa mefítica, el pollo chicloso que vende el chino de enfrente echado a perder, y este sofoco mareante, «¡Comemierda!», si no fuera por el cafre de dientes mellados que tiene por chulo se iba a enterar esa de lo que vale un peine, un español de pelo en pecho, un auténtico chicarrón del norte como dice el Onofre, «jo, tío, qué suerte, si no estuviera saliendo con la Fifi te aseguro que me iba contigo», claro que sí, Onofre, a talar bosques, hombre, esa sí que es vida, en el Canadá hace falta mano de obra joven y lo que sobran son pinos, pero en el fondo siempre has sabido que no tienes lo que hay que tener, el moscón cruje bajo la palma de tu mano, llega tarde el alivio, para qué, el sudor te nubla la vista, gotea barbilla abajo, «Eh, ¡comemierda!», hacia el corazón que machaca las arterias, que es martillo sobre yunque en las sienes, y abres la boca para que salga regurgitado el pollo, gritar si acaso que por la suya muere el pez, que el olor de las sardinas es nauseabundo, «¡Mariconaso!», ¿es que no va a callarse nunca?, y todo porque una noche te negaste a invitarla a una copa. Te miras la mano. El insecto, aplastado entre dos callos. Su sangre entremezclada de salsa agridulce. Y te levantas, lentamente. Acabas de recordar dónde guardaste la motosierra.