Alucinaje

            Con los chuzos cayendo de punta y el partido en suspenso el tiempo muerto se extiende sobre el valle. Sobre tus ojos. Sobre los  míos. La vida se baila en cualquier otra parte. En cualquier otra orilla. Zap, zap.

             Una vez tuvimos un yate con helipuerto, ¿recuerdas? Y un Dachshund color canela que se llamaba… bueno, se llamara como se llamase, da igual; y un Rolls-Royce. Una vez que se te era. ¿Quién va a decirnos que no?

             Zap, zap. Y otra vez, en Cuenca, reinó el rinoceronte lanudo. Lo dice una voz en off.  O puede que fuera en Móstoles, querido, qué más da, si hoy su reino es un castillo de permafrost.

             Zap, zap. La tienda en casa. Zap, zap. Yo tuve una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. Zap, zap. Francamente, querida, me importa un bledo.

             ¿Porridge o vodka en el desayuno? Francamente, querido, y mejor que o, y dos mejor que uno.

             ¿Sabes lo que te digo? Que la tele atonta. Sanseacabó.

             ¡Hagamos un sudoku! Mejor, un crucigrama. Yo leo, tú apuntas. Bajo seis pies horizontal, nueve letras: Un pequeño piso para el hombre, y un gran paso hacia la libertad. Plural.

             Hipotecas, escribes, mira que eres tonto. Anda, toma la goma y bórralo. Quizá podríamos hacer un cursillo de macramé. Irnos lejos. Empezar de nuevo. Tú y yo. En su lugar estrujas el crucigrama y blandes el mundo y hágase el ON exclamas y halehop zap zap, el mando es tuyo: Y ya estamos de vuelta en Roland Garros, donde vuelve a crujir el sol. Golpeas la goma de borrar y de un revés cruzado y elegante la envías al otro lado de la cancha. Se me ponen los pezones como escarpias: a Dios pongo por testigo que es un golpe ganador. ¡Chupa del frasco, Carrasco! Sientes renacer en ti la energía del último rinoceronte boludo, y subes a la red dispuesto a cargártelo de un fucilazo. Nadal te destroza con uno de sus banana shots. Nada que hacer. Goma, set y partido. Se acabó el pastel. Du bendabura bosdifa prueba el sabor rojo de la arcilla.

             ¡Befisdófeles!, gritas.

             Vámonos a la cama, anda.

             Y colorín zap zap over, game zapó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s