Santuarios

pradera y bici

 

            Hay algo mágico en la quietud de la tarde según va asentándose en los parajes recónditos, algo sagrado se intuye en el centelleo de la pradera que la brisa mece en su sosiego y adormece el cuclillo con su arrullo cantarín.

            Tiene el canturreo entreverado de las aves y las frondas sobre el río un algo de penúltimo reducto, de bastión magno e inalcanzable a los dedos miserables del engrudo burdo y turbio que nos enfanga en nuestro absurdo sinsentido de ególatras contumaces.

            Emana de su seno nimbado una energía que fluye y limpia, un manantial de coraje que fusiona los fragmentos machacados, reaviva el ánimo y alimenta el pábulo de lo bueno y honesto que aún crepita en ti, con tus sueños alados y tus pies de bruto.

Anuncios

4 pensamientos en “Santuarios

  1. Juer Akberto, has puesto palabras a lo que sentí ayer que subimos a un peñasco altísimo y veía todo el valle desde allí. Incluidos ciervos y águilas.
    Nature heals 🙂

    • Qué bueno, ciervos y águilas 🙂 Eso me recuerda una vez que subimos al Tiatordos, un pico aquí en Asturias. La ascensión se realiza por una cresta muy empinada con caída libre hacia ambos lados. La vista desde arriba es impresionante, pero como tropieces y caigas no lo cuentas. Mira qué águilas más bonitas, decíamos al verlas volar sobre nosotros en círculos majestuosos. No son águilas sino buitres, nos dijo un paisano, y ya no nos hicieron tanta gracia, porque saltaba a la vista que estaban esperando a que nos convirtiéramos en su merienda 😀

      Nature rules!

  2. Cierto, Albert, cierto.
    Uno sube una montaña – o la baja, según – y se siente más gilipollas que de costumbre. O quizá sea lo que dices; la proximidad de lo genuino, que asusta. Ya lo sabes, yo compraría cien vacas y les pondría nombre, una a una, sin prisa, sentado en la hierba.

    Espléndido.

    • Eso, eso mismo. Es como cuando te subes a una vaca después de haberte fumado toda la hierba. Piensas que te agarras a los cuernos y resulta que son las ubres. Y eres feliz.

      Abrazos y mugidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s