BREVE HISTORIA DE AMOR EN TRES ACTOS Y UN EPÍLOGO TRASCENDENTE

I. Tras haberle dado hálito le dejó unos días meciéndose entre los cerezos deshojados del jardín. A través de los visillos espiaba ella su desamparo y sentía lástima por él, pero el miedo cerval que la embargaba al pensar en las posibles consecuencias de sus actos terminaba sumiéndola en el marasmo.

II. Anoche se desató la ventisca que esta mañana habría de impulsarla a vencer su aprensión. Se ha calzado los zuecos y ha salido temblorosa al jardín, ha hollado la nieve virginal y, tomándole por un meñique amoratado, le ha metido en casa. A pesar de su tamaño, él se deja hacer, dócil en su torpor primordial como un corderito. Eso ahuyenta los últimos reparos que ella hubiera podido albergar y le infunde esperanzas. Lo ha sentado frente al hogar, donde baila la lumbre y crepitan los leños, en precario equilibrio sobre un butacón de cuero rebajado por contraste a frágil sillita. Erizadas de carámbanos que ya gotean al derretirse, sus recias extremidades irán caldeándose mientras ella se anima a enseñarle los rudimentos del abc; la tabla del uno, la del dos; a pedir permiso con educación, dar las gracias, los buenos días y las buenas noches; a decir I love you. Yes kez si’rumem. Ich liebe dich. Je t´aime se descuelga después por sus comisuras ajadas y él también lo reproduce en su lento y fiel balbuceo. La anciana se ríe y palmotea bulliciosa. Él hace otro tanto, y lo mismo ocurre cuando, sin solución de continuidad, ella se deshace en un llanto manso del que, poco a poco, ambos irán reponiéndose en secuencial mimetismo.

III. Más tarde le instruirá en el arte de tomar correctamente el té con pastas, verán juntos la tele y dormirán fundidos en un abrazo, y será entonces, justo antes de que el telón del sueño vele sus ojos, cuando él se preguntará por vez primera quién es y qué hace allí.

Aún no lo sabe, y puede que nunca lo averigüe, pero sí que ya no tirita; y ella tampoco.

Anuncios

12 pensamientos en “BREVE HISTORIA DE AMOR EN TRES ACTOS Y UN EPÍLOGO TRASCENDENTE

  1. Surrealismo lleno de sensaciones, de frío y calor. El final del tercer acto y parte del epílogo son un relato en sí mismo.
    Sugiere muchas cosas y como siempre, las palabras elegidas para la ocasión.
    Abrazos

  2. El pulso de una historia de amor que, como todo lo que empieza, acaba sucumbiendo a la vorágine. Aunque hace poco le leí que ese era el curso natural de las cosas en asuntos de amoríos varios, así que supongo que no se puede hacer nada. Qué triste, coño.

    No te diré nada de cómo está escrito porque te te pondría colorao, como los ratones.

    Un placer, capitán.

    • Yo diría que, teniendo en cuenta las circunstancias, el final se aproxima a un final feliz, aunque luego cada uno lo interpreta según el color de los calcetines que lleva.

      Una banana y un florero

  3. Conste que ya iba a escribir que lo más hermoso era el epílogo trascendente, cuando, por pura debilidad, he cotilleado los comentarios y he visto el de Agus. A mí me parece espléndido el final, tierno y lleno de un perfume tan intenso que obliga a leer de nuevo todo el texto (bueno, yo lo he hecho tres veces) para disfrutar a fondo de tus registros encontrados y tus personajes dignos de protección. Hacía tiempo que no sentía este calorcito en tu blog. Me gusta, es una de tus facetas que más.
    Pues eso.

    • Me place que coincidamos en la apreciación de lo que es el sentido general del relato y el efecto cristalizador, positivo, que el epílogo ejerce sobre el mismo.

      Así como me place haber irradiado algo de calorcito, y que sus rayos alcanzaran para calentarte los piececillos.

      Pues eso, que un beso.

  4. Bravo, bravo y bravo, menudo texto!! además del lenguaje cuidado y la narrativa genial, la historia es realmente bella al principio y real como un golpe directo en la mandíbula, al final, donde la rutina hace que los músculos ya no tiriten, ni de frío, ni de amor, ni siquiera del cansancio de la situación cuando uno se rebela. Sin palabras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s