RETRATO CÁNDIDO CON BAÚL

 

—¿Qué clase de degenerado cuelga un Francis Bacon en el baño?

—Uno muy rico —observo, con un leve encogimiento de hombros.

Lily inspecciona su imagen en el espejo de molduras doradas. El ojo cárdeno, la nariz hinchada y tumefacta. Suspira. Al menos ya no sangra.

—Ese maldito ruido me está poniendo nerviosa —dice.

Me acerco y pateo el baúl hasta dejarlo reducido al silencio. Regreso al cuarto de baño. Ya solo se escucha un chorrito; el sonido cantarín de su chorrito.

Lily me ofrece una sonrisa tierna de muñeca rota.

Luego se la sacude un par de veces, reajusta la minifalda de cuero y tira de la cisterna.

—Lista. ¿Nos vamos?

Anuncios

14 pensamientos en “RETRATO CÁNDIDO CON BAÚL

  1. Me fascinan dos cosas.
    La segunda es la habilidad para meter en lugares tan inverosímiles como el wc toda una teoría del big-bang, con el riesgo que eso conlleva.
    Y la tercera es su destreza para estirar los personajes, estilizarlos, deformarlos.
    Olalá, que dirían los franceses.

    Abrazos.

    • No creas, según la mitología Quj (los Quj, como bien sabes, son uno de los pueblos más antiguos de Burkina Faso) el multiverso se va creando a partir de la concatenación de ventosidades divinas; el wc se constituye así en el punto de partida idóneo para toda cosmogonía.

      Je suis petit swiss

  2. No sé, me ha parecido un retrato cándido y con baúl.
    Aunque también he visto violencia sin género, clases sociales confluyendo en un único chorrito, una mirada desde la realidad deforme de un espejo, una firma de autor distinto, y la carne, que debe ser sacudida casi siempre.

    A Agus le fascinaban cuatro cosas, a mí sólo una, el secador de pelo, ¿es turbo?

    Abrazo_s

  3. Me gusta todo lo que sugieres, las posibilidades que quedan abiertas. Para mí, el narrador es el caballero andante de los tiempos modernos, y el escenario el más adecuado. El ruido cantarín es uno de esos detalles sonoro-sensitivos impagables que tienen tus relatos.
    Abrazos

  4. Efectos especiales… Un día, cuando estemos conectados cerebralmente a internet, estos serán incluidos entre las herramientas del microrrelato. Así, cuando uno lea “solo se escucha un chorrito”, ese sonido cantarín del chorrito surgirá en nuestra cabeza por arte de birlibirloque. Va a ser la bomba.

    Un abrazo

  5. Pues no, Alberto, eso del chorrito cantarín, vale, pero no me haría ninguna gracia escuchar el sonido de un grito asesino, o algo así. Ese ojo cárdeno y esa nariz tumefacta, que se la cuide, o mejor que se cuide de quien se lo ha hecho. Claro que, contando con esa ayuda pateadora…

    Abrazos desde el baúl de abuela.

    • Bien, bien, apunto tus aprensiones. Es importante tener en cuenta las opiniones de la clientela antes de aplicarse a desarrollar los algoritmos.

      Cáspita, me he quedado sin plátanos. Un beso, pues.

  6. Esto es como in media res -o en el centro de la vaca- pero un poco tangencial. Soltados de golpe en la historia, resulta que presenciamos una escena que, si bien no parece ser el núcleo de la historia, está tan cerca que nos deja construir el secuestro, el robo… sin que realmente nos importe mucho, porque nuestro centro ahora está en la falda, en el chorrito, en la imagen del espejo…
    Muy bueno, Alb, un Corujo again.
    Abrazo
    Gab

  7. Me flipas , esta historia de tres personajes, con dos a la vista y uno metido en un baul es tremenda. Además, es como si al poner la tele, hay una escena sórdida y almodovariana, de película sórdida y almodovariana, miras dos segundos, y ya sabes todo lo que ha pasado y lo que va a pasar. Por cierto, iría muy bien, la verdad, que todas fueran así siempre, te ahorrarías los 45 minutos de publicidad. Tú no podrías hacer nada, ¿no? .

    Abrazos, Odys.

    • Lo más odioso son los quince minutos de publicidad que te cuelan cuando faltan tres minutos para que termine la película. Eso sí que tendría que ser inconstitucional, y no el déficit público. Eso me han dicho, claro, porque yo solo veo los documentales de la 2. El otro día echaron uno sobre la azarosa vida sexual de la cucaracha del Potosí. Apasionante.

      Tienes razón, ahora que lo dices, la escena ha quedado algo almodovariana… Aunque para ser fiel a la línea de don Pedro tendrían que haberse puesto a echar un casquete encima del baúl; y el narrador, con traje de luces.

      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s