Sintigo misma

Suena el teléfono. Ana baja el volumen de la música, lo descuelga y dice:

-¿Diga?

-Hola, soy yo, Ana. Me ahogo. Hace tiempo que no hablamos.

-Te has equivocado de número, tía,  no conozco a ninguna Ana.

-Exactamente.

-Tú flipas.

Ana cuelga el teléfono y sube el volumen de la música.

Anuncios

9 pensamientos en “Sintigo misma

  1. Podría ser que hubiera o hubiese sido abducida por su propio terminal, que debe ser de tecnología inteligente, pues éste no cesa en comunicarse con ella, siendo ya ambos uno e indivisible. Tipo: “Enviado desde y para mí”. Digo.

    Abrazos.

    • Eso que dices es muy interesante. No falta tanto ya para que podamos estar conectados a internet a través de un chip injertado en la cabeza; y quien dice a internet, dice al teléfono, a la radio… El paraíso del aturdimiento se desplagará en nosotros en toda su gloria.

      Un bocata de atún con ajos y cebolla.

    • Quizá no es que cueste tanto que se ponga, al fin y al cabo siempre aparece cuando la superficie se aquieta, sino, como bien dices, sentarse a escucharle…

      Un abrazo.

  2. Yo tampoco me conozco. A veces me llamo y no estoy. Otras, juego conmigo al padel. Las más, apenas me miro. Pero en el fondo me caigo bien.
    No es nada místico, simplemente es así.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s