El río

EL RÍO

Ven y siéntate conmigo. Siéntate y escucha.

Olvídate de las palabras. Olvídate y siente.

El sonido de la hierba al crecer.

Anuncios

24 pensamientos en “El río

  1. Creo que algo así debe de sentir uno cuando llega a la relajación total, a oír cómo crece una brizna de hierba 🙂 Me ha gustado mucho imaginármelo

    • Murakami bajó a un pozo y escuchó al pájaro que da cuerda al mundo, mientras que por lo general el mundo se desespera porque no sabe cómo dar cuerda al pájaro. Es interesante 🙂

  2. Vale, llego, me siento. Me olvido de las palabras. No digo ni mu. Escucho. Escucho más. Y cuando parece que por fin la siento crecer, la hierba digo, vas, te tiras encima mío y me metes la lengua hasta el esófago. Que te conozco, bacalao.
    Yo también me sabía poner metafísico antes.
    Un abrazo, Odys.

    • Uf, qué va, no soy nada metafísico. Yo soy yo, y el mundo es el mundo. La división no podría ser más nítida, ni hay forma de volver al útero.

      Y te pongas como te pongas, no pienso tocarte el esófago 🙂

  3. Es la sensación de fluir, en tantos sentidos lo que me ha atraido del texto. Y algunos recuerdos infantiles (caza de tijeritas- no sé si ahí se llaman así-)
    Un beso,
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s