Romance de la rosa y el pichón

Oh Rosie querida, primavera del amor, tu recuerdo aún retoza lozano y rozagante entre sábanas de henil y vapores de buen vino. ¿Quién vino? Tu padre, por el camino, cuando alzada en puntillas saltabas ahíta y gozosa y con las bragas por pañuelo y en los senos sendas moras temblorosas me decías adiós, mi bien, adiós, mientras él me enseñaba las bondades de su flamante escopeta de postas y yo, desnudo como un niño recién venido al mundo y encogido, aun cuando con el miembro viril ferozmente erguido, prietas las nalgas atravesaba cual saeta pizpireta los ondulantes campos de trigo.

Anuncios

10 pensamientos en “Romance de la rosa y el pichón

  1. Pizpireta estampa, muy juguetona y peculiar. A veces te mueves en una región de tiempo y ruralidad (digo yo) muy concreto y tuyo, y que no sabría dónde localizar. Un acierto.
    Abrazos

  2. Bueno lo has publicado, y como puedes ver esta estampa campestre y picarona con final divertido (bueno no tanto para el mozo) y huida campo a través, ha gustado a los lectores. Tiene toque a romance de ciego de esos que se contaban de pueblo en pueblo y un lenguaje a caballo entre prosa y poema que lo hace más jocoso aún.

    Es el mozo astur que hay en ti el que ha escrito estas líneas 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s