Camino

 -Es que no lo somos, Fallen, lo hemos discutido muchas veces.

-Pero, ¿y si lo fuésemos? ¿Nunca te lo has planteado? Como una hipótesis.

-En ese caso sí, lo haría, qué remedio… Pero solo porque ese sería nuestro deber para  con la humanidad.

-Bah, la humanidad. No me hagas reír. Un polvo es un polvo, nena, y ya está.

-Tú ya no sabes lo que es reír, Fallen. ¿Qué escondes ahí detrás?

-Nada, cosas mías. No seas cotilla y métete en tus asuntos.

-Tan encantador como siempre… No sé cómo te aguanto.

Rosebud se pone en pie, contempla por última vez las ruinas de la aldea que la vio nacer y vuelve a sentir ese dichoso nudo en la garganta. La luz de la mañana incide oblicua sobre su perfil, realzando el tostado suave de su piel, los arreboles que el fatigoso ascenso ha encendido en sus mejillas, el rojo encendido de los labios, fruncidos en un gesto de determinación. Lleva el cabello recogido en una coleta alta. Un mechón suelto desciende en tirabuzones sobre su cuello. Fallentowns lo observa fascinado.

-Tiene que haber más, muchos más. No podemos ser los únicos. Dondequiera que estén, les encontraremos. Deberíamos reanudar la marcha, tenemos una jornada muy dura por delante. -Rosebud ajusta los correajes de la mochila y comienza a descender en busca del sendero que ha de llevarles hasta la línea férrea. Fallentowns la sigue de cerca, murmurando entre dientes la opinión que le merece el resto de la humanidad. Atrás queda, junto a las huellas que sus botas han dejado impresas en el barro, un ramillete de flores silvestres.

Anuncios

11 pensamientos en “Camino

  1. Tengo la impresión de que esta escena forma parte de un conjunto no sólo temático. Quizá contribuye la circunstancia, el tránsito de los protagonistas; pero yo diría que alguna otra montaña te he leído… Tendré que investigar en profundidad. Coincido en la belleza de la última imagen, que también me evoca (como esas fotos sepia en que se colorea un solo elemento) el ramo del anciano de otro texto tuyo muy bueno.
    Abrazos

  2. Esta serie es espléndida. Te lo he dicho antes, pero me subyuga la fotografía y el tono de los personajes. Me gustaría conocer tus proyectos de futuro con ella, si forma parte de un todo, si son relatos independientes…

    Abrazos y buen fin de semana.

  3. Me gusta mucho el comienzo con el diálogo, a mi me ha obligado a una relectura al entender la situación, pero me gusta esa sensación al empezar de no pillar nada. Pero saber que vas a entender.
    Me gusta la imagen de ella en la mañana y claro, el ramo de flores, que es un detalle a todo color en el paisaje nevado (si, nevado, ese nombre no podía traer otra cosa) que imagino.
    Un abrazo

  4. Me imagino que forma parte de algo más ¿no? Esa es la impresión que tengo por el inicio. Y también me queda las ganas de acompañarles más tiempo, de saber de donde vienen y en busca de qué van, ¿de otros humanos? Y me pasa como a los demás, esas flores que dicen y hacen rellenar huecos por lo menos en mi caso. ¿Me vas a dejar con la intriga?

    Besitos

  5. Los antecedentes están aquí

    https://odys69.wordpress.com/2011/06/09/calma-chicha/

    Y aquí:

    https://odys69.wordpress.com/2011/05/23/la-atalaya/

    Se trata de dos personajes, en tres situaciones distintas. Respondiendo a la pregunta de don Agustín, me gustaría seguir avanzando con ellos, poco a poco, hacia delante y hacia atrás. De momento tengo otra entrada en mente, a ver si la escribo un día de estos, pero no sé si el trasunto dará para mucho más…

  6. Se me habían escapado Rosebud y Fallentowns. Los acabo de leer en orden de publicación y me han recordado a los personajes simbólicos y perdidos que pueblan “Sandman” de Neil Gaiman, un cómic fabuloso. Los personajes, las escenas, los ambientes son turbadores y excitantes (no pienso en Janine). Pienso más en esos nombres (poco azarosos, entiendo) y ese vagar por un mundo desolado al que ellos llenan de significado.

    Estoy de acuerdo con muchos de los comentarios de esta entrada y las anteriores. Son muy buenos.

    Abrazos!

  7. La verdad es que todavía no sé qué hacer con ellos. Surgieron a partir de una frase de ReC -de hecho, los dos anteriores fueron escritos para ReC-, y me sentí atraído por los personajes.

    Había pensado en situarles en momentos históricos dispares, como si a lo largo de su periplo fueran dando saltos temporales, hacia atrás y hacia delante, no sé, por ejemplo un día caminan por una ciudad futurista, en otro se encuentran sentados en los graderíos de un circo romano, disfrutando de un espectáculo de gladiadores; huyendo de la Inquisición; a los mandos de una nave espacial; etc etc.

    Pero no sé si no sería rizar demasiado el rizo. Quizá lo mejor sera dejarlos perdidos en un mundo desolado, postapocalíptico, al que, como tú dices, ellos llenen de significado…

    Un abrazo.

  8. Pero no sé si no sería rizar demasiado el rizo. Quizá lo mejor sera dejarlos perdidos en un mundo desolado, postapocalíptico, al que, como tú dices, ellos llenen de significado…

    Yo voto por esto…. les tengo mucho cariño a estos dos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s