Apenas un instante

Uno puede levantarse de la cama con el pie izquierdo, con el derecho, o con los dos a la vez. A no ser que le falte un pie, o ambos, y ya no tenga cama de la que levantarse. En cuyo caso se arrastrará, aún aturdido, bajo la polvareda acre de los escombros, ajeno todavía al dolor de la carne.

______________________

Anuncios

16 pensamientos en “Apenas un instante

  1. Uno también puede no levantarse, o no querer hacerlo, o caso de que le falte un pie levantarse cojeando y seguir así. Y yo creo que aunque duela, habrá que hacer algo de eso.
    Me gusta el ritmo de lectura, la poesía de la frase final.
    Un abrazo

      • No sé si me habrá traicionado el subconsciente, pero cuando escribí este micro -esta mañana- mi cabecita no albergaba ningún aliento político.

        Hoy es un buen día para la socialdemocracia. Los últimos en corromperla han sido desalojados del poder, castigo del que me alegro. También me alegro de que IU haya conseguido un escaño por Asturias, y once en total.

        Si un Gobierno va a aplicar una política económica de derechas, sí o sí, lo natural es que esté formado por políticos de derechas. Y que el partido que se decía de izquierdas (de boquilla para fuera desde mayo 2010) pase a la oposición, a ver si hay suerte y es purgado por dentro y se dedica a defender lo que nunca debió dejar de defender.

  2. Bestial, qué bueno! Como juegas con la superstición, para después colocarnos en mitad de una terrible contienda, con esa frase final, buenísimo, mi admiración entera para ti, con dos brazos, dos ojos y cuatro piernas si es necesario.

  3. A mí me ha traído una historia muy poderosa, la de alguien a quien se le cae encima la casa mientras duerme y, sin ser consciente de lo que ocurre, asimilando la realidad al sueño, se arrastra entre los escombros mientras piensa en con qué pie se levanta para tener buena suerte.

    Buenísimo el camino que eliges para contarlo, aunque no sé si era eso lo que tenías en la cabeza.

    Abrazos

  4. El comienzo es fabuloso: ritmo trepidante, tensión, tono aséptico. La segunda frase lo niega todo, dejándolo en el aire, boca abajo. Y el cierre final aporta esa carga lírica en su justa medida. Prodígate más en estas distancias, las manejas con suma exquisitez.

    Abrazos.

  5. A veces uno tiene primero la idea central, o trama, y luego le da forma. Otras, uno parte de una frase y va tirando del hilo con la esperanza de encontrar una historia. Este relato sigue el desarrollo expresado en la segunda alternativa. A partir de una frase hecha -levantarse con el pie izquierdo- fui escarbando en busca de una historia. La trama sí es la que tú apuntas, Jesús.

    No me encuentro cómodo en estas distancias tan cortas, Agus, prefiero no prodigarme en exceso 🙂

    Abrazos, y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s