El ruido que hacen las cuentas cuando hago girar el tubo

Gracias a todos por ayudarme a encontrar el título.

Abro la puerta y me asomo al umbral de otra celda. Poso las manos sobre los hombros de mi hermano mientras siento que otras manos se posan sobre los míos, sobre mis hombros, las de mi hermano. Avanzamos paso a paso, mano en hombro, hombre a hombre, de celda en celda.

Pero llega un momento en que nos cansamos. Nos cansamos de nuestros pasos, de las manos que nos aprietan y las espaldas que nos enfrentan. Y cansados, nos odiamos. Y cómo nos odiamos. Como buenos hermanos. Y al odiarnos nos negamos. Y al negarnos renegamos de las espaldas de nuestros hermanos, de los pasos que nos aprietan y las manos que nos afrentan. Y nos soltamos. Al fin nos soltamos. Y recordamos la puerta, la puerta que antes abrimos y ahora cerramos mientras ocupamos la celda, al fin libres, la solitud de nuestra celda, libres de nuestros hermanos.

Soñar despierto está prohibido. Las fuerzas flaquean. Los párpados pesan. Mañana. Quizá mañana dibuje otra puerta.

Shhhhh…

Anuncios

18 pensamientos en “El ruido que hacen las cuentas cuando hago girar el tubo

  1. Esta pieza me parece bestial. Destaco el uso preciso de la elipsis que nos permite configurar varias historias a la vez. Sin embargo, me subyuga especialmente la imagen que creas – esa fila humana – y la fotografía del micro – oscura, sombría, silenciosa, inquietante – en blanco y negro. Y creo que el gran acierto, el destello de genialidad,es la forma que utilizas para contar la historia y desde donde la cuentas: el lenguaje. A través de esas repeticiones incesantes que resuenan en nuestra cabeza, una y otra vez, logrando un efecto de eco aterrador. Insisto, me parece una pieza de autor.

    Respecto al título, y vaya por delante que no soy muy bueno en estos menesteres, me gusta (no me atrevo a sugerirte) “Punto de fuga”.

    Abrazos, y buen fin de semana.

  2. Sobre títulos, como sabes, yo ni flowers; mejor no me pronuncio.

    Sobre el texto, me hipnotiza cómo dibujas la simetría de unos gestos a los que sólo la palabra, como a golpe de caleidoscopio, varía y da un nuevo sentido también simétrico. Casi puedo oír el ruidoto de las cuentas cuando muevo el tubo.

  3. Joder Odys, desarmada estoy. Voy a leerlo por cuarta vez, que seguro que me sugiere una carta cosa distinta. Los títulos son mi pesadilla. Me sugiere como una colmena de hombres, juntos, muy juntos, mano a mano, en multitud, pero muy solos. LA COLMENA.
    Un saludo.

  4. Ese final devastador “Quizá mañana dibuje otra puerta. Shhhhh…” Me ha recordado algo que, según la publicación del momento, preguntó una médica de un sanatorio siquiátrico, y su respuesta
    —¿Por qué dibujás barcos?
    —Porque si dibujo barcos no me hundo.

    Me gusta la propuesta de Mar.

    Un abrazo

  5. Menudo texto, corujil total. Es de lo mejorcito que me he echado a los ojos. Me gusta muchisimo el tratamiento que das en la primera imagen de hombres aferrados en hilera mano sobre hombro. Y la posterior liberación a través de la soledad. Un texto muy intimista, genial. Yo ni siquiera te sugiero, lo de los títulos lo llevo fatal, pero se me ha venido a la mente “Distribución vestibular” o “Enjambre penitenciario”

  6. Vaya imagen, todos esos hombres como autómatas con las manos en el hombro… ¡uff! es algo tenebroso o así lo he visto.

    Y en cuanto al título, tema bien difícil y más con este…¿Puertas shhh…?

    Besitos

  7. Gracias a todos por vuestra colaboración. Todos los títulos propuestos se ajustaban en mayor o menor medida al texto.

    La idea surgió a partir de una de las soluciones de agujero de gusano, según la cual uno puede salir del universo por un punto y entrar simultáneamente por otro distinto. Si el universo en cuestión fuese lo suficientemente pequeño, al asomar la cabeza en el agujero de gusano podrías ver tu propia espalda, si tu cabeza apareciese inmediatamente detrás tuyo. De igual forma, si introdujeras un brazo en el agujero, te tocarías la espalda. Y si echaras a caminar, mano sobre hombro, tendrías la sensación de estar avanzando por una serie ininterrumpida de celdas universo, cuando en realidad no estarías abandonando los confines de la tuya, en ningún momento.

    Evidentemente, lo mismo ocurriría si el agujero estuviese situado en el techo, o en el suelo. Por eso la idea de “la colmena”, ofrecida por Mar, me parece muy sugerente, al igual que “Puertas” y sus derivados, suficientemente explicativas.

    Pero esa frase se me ha quedado grabada desde que la vi: El ruido que hacen las cuentas cuando hago girar el tubo. Cada noche morimos un poco, cada día despertamos con energías renovadas. Hacemos girar el caleidoscopio, dibujamos otra puerta y nos enfrentamos a un nuevo mañana. La intuición me dice que éste ES el título. Y no me queda más remedio que hacerle caso.

    Disfrutad de un caleidoscópico fin de semana.

  8. Sólo hay una persona que puede prohibir a alguien soñar despierto y ese alguien es uno mismo. Cada día morimos un poco pero cada noche o cada momento que cerramos nuestros ojos para disfrutar de nuestros sueños renovamos energías (en esto tengo que llevarte la contraria), en esos momentos podemos estar donde queramos, con quien queramos, podemos ser lo que queramos y nadie ni nada puede evitarlo mientras nuestra mente se abre y disfruta del momento.

    En nuestros sueños podemos hacer cosas que quizás nunca haríamos en la realidad, hacer el amor en una playa al anocher, bañarte desnudo en el mar, disfrutar de un beso infinito con mil caricias al estilo de la más románticas de las películas… en fin, que para algunos soñar despierto es la mejor de las terapias y nadie puede prohibirlo porque nadie comparte tus sueños si tú no quieres.

    El texto es una pasada, una angustia que se contagia a través de la rapidez de las palabras y posiblemente la más cruel de las realidades.

    Es un alivio saber que los silencios también son bien recibidos.

  9. Por supuesto, soñadora, sería un necio si dijese lo contrario. Y más necio aún si me prohibiese soñar despierto. De hecho, la frase que más dudas me genera es precisamente esa, porque lo que quiere y quizá no consiga expresar es que cuando llega la noche está demasiado cansado como para soñar despierto. Vamos, que se queda sopa.

    Tus sueños… ¿contienen nata? !Virgen santa! 🙂

    Besos.

  10. Me gusta el texto, la sensación que provoca porque obliga a despertar, a ver las cosas de otra manera y el título que suena a una actitud compulsiva, me imagino a alguien moviendo una y otra vez el tubo…

    kss

  11. Llego con el título dado, pero me gusta mucho, aunque si lo lees de primeras igual despista un poco. Tras todas las explicaciones y una segunda lectura veo un gusano dando vueltas sobre sí mismo, el amor y el rechazo contra nosotros mismos, y el sueño que, por fin, nos devuelve a un punto neutro.
    Muy interesante

  12. Puede tener varias lecturas, según el punto de vista que adoptes, de ahí que me atrajese tanto el título, aunque reconozco que es posible que mucha gente no encuentre la conexión entre uno y otro. Da igual, me encanta 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s