Principio y Flint

Flint lee el periódico. Lee el periódico y da un trago al gin-tonic, Flint. Flint, el periódico y el gin-tonic forman parte de una ecuación de cuarenta y siete grados con una sola incógnita. Camarero, por favor. Ahora el periódico lee a Flint. El periódico lee la mente de Flint y le sugiere que antes pase por la sección de sucesos: drama y muerte en el Soho. El gin-tonic se sugiere a sí mismo. Gambarero, gor favor. Flint se ha perdido, Flint no entiende nada. Se ha perdido Flint y se busca entre anuncios por palabras. Mulata-Cachonda-Completo no responde al teléfono. No responde al teléfono su Hey Baby! de carnes prietas. El gin-tonic besa a Flint. Flint besa al gin-tonic. El periódico pasa página, y el camarero la fregona. Se ha encendido una crucecita: Flint al fin ha comprendido, y se emociona. Se emociona Flint y derrama mocos de ginebra, mocos de ginebra que se extienden pintando una esquela.
Nadie acudió al entierro. Excepto Flint, claro, y el camarero.

 

 Dedicado a Rosana y Agustín, en cuyos trabajos me he inspirado al jugar con la estructura.

Anuncios

19 pensamientos en “Principio y Flint

  1. Primero gracias por la dedicatoria, segundo me gusta. Me gusta el juego y el encadenamiento que crea un estampa y el efecto mental de la cogorza de Flint, y la imagen patética y a la vez tierna de este Flint (al menos a mí me ha provocado esos sentimientos) y el final que cierra perfectamente el circulo.

    Kss 😉

  2. Perdón a los que ya lo habéis leído. He ido a correr, y ya sabéis que el ejercicio acelera el flujo sanguíneo y facilita el trabajo de las sinapsis. El caso es que mientras corría comprendí que tenía que cambiar algunas cosas, de lo contrario el relato podía quedar demasiado ambiguo.

    Cambiadas quedan.

  3. Odys, Qué tal amigo? Sabía que harías esos cambios, lo sabía, por eso esperé a leer la entrada mas tarde, y me bebí un par de gin-tonic’s mientras regresabas de correr.

    Me ha gustado este micro, pero me pierdo, no se si la mente onírica de Flint, presa de los efluvios etílicos le hace girar demasiado deprisa y nos presentas ese plano dual: entre un ser patético- despreciable, y otro acogedor, cándido, como un niño de alcorza . Y sus excesos -todos- lo llevan al otro mundo donde ya ni siquiera el alcohol encadena milagros. O Flint ya estaba extinto, en esa esquela del diario…No me hagas mucho caso. Un amigo me pasaba sus micros y yo le comentaba, un día me dijo que intentara leerlos, sin más, por el simple placer de hacerlo y disfrutar de lo escrito, que ni siquiera el mismo Dios pudo resolver todas las dudas y nada mas existió. Buen tipo el camarero.

    • A lo mejor son los dos gin-tonics que te tomaste 😀

      No, en serio, creo que ahora está bastante más claro, aunque me arriesgue a que no quede lo suficientemente claro para todo el mundo. Pobre amigo tuyo, por lo que dices, has tenido que hacerle sufrir mucho 🙂

      Abrazos.

  4. Primera lectura pienso en Flint (rizando el rizo…)muerto.

    Segunda lectura pienso en la persona de la esquela, por eso se llena de mocos, pienso en antiguo amor…

    • Segunda lectura va más encaminada, primera versión de relato era demasiado críptica. Precisamente hoy estaba comentándole a alguien lo difícil que es a veces encontrar el equilibrio entre contar demasiado y contar demasiado poco. Y mira tú por dónde, voy y me pongo involuntariamente de ejemplo quedándome corto.

  5. Me parece un texto exquisito.

    Una historia construida a través de una cadencia lúgubre y etílicos efluvios de alcohol: dos pasos hacia delante y uno hacia atrás. Un, dos; uno. Tiene ritmo, swing diría yo. Y creo que la música le viene muy bien a la fotografía de una historia de perdedores, sonámbulos, ebrios, picaflores y fantasmas sin ánima que deambulan más muertos que vivos. Tiene algo de Valle Inclán y de tuburio del callejón de gato, de calles sin nombre, de serenos que se masturban , de orín de gato y de bragas colgando en los tendederos. Una delicia de Corujo. Un Corujo de delicia. Delicia de Corujo un. Bravo, capitán. Bravo.

    Y gracias por la dedicatoria, que me viene grande.

    Abrazos.

  6. Puedo ver esas bragas, pero te juro que no son mías. A los serenos no puedo verlos. Por suerte, porque podría ser una visión traumática.

    Le veo a usted muy poético, don Agustín. La dedicatoria le viene al pelo, no me sea usted modesto.

    Un abrazo.

  7. jajaja muy bueno. Voy a tomarme dos gin tonic, o cinco, y volver a leerlo que seguro que le encontro más matices jajaja. Como decía Fer, buen micro de barra de bar.
    saludillos

  8. Me atrapa la estructura, regala un tono casi hilarante a un micro trágico No leí la primera versión, lo que leo me acerca dos emociones que no es extraño anden a la par: ternura y tristeza. Pobre de Flint, pobrecita ella (según yo, ja ja) la que acaban de enterrar.

    Un abrazo

  9. Un texto muy bien escrito (o re-escrito en este caso), con una estructura novedosa y lleno de significados, además me encantan los textos en los que sale una esquela. De siempre, oye, lo que me ponen, ¿seré necrófilo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s