Epicentro

Los gatos aullaban a la luna en los tejadillos. El aire olía a azufre. Los peces flotaban panza arriba en el mar. Tú y yo bailábamos muy agarrados. Pon tu mano en mi culo, darling, dijiste. Hacía rato que la orquesta había dejado de tocar.

Anuncios

13 pensamientos en “Epicentro

  1. Romántico-apocalíptico, ¿no? En la onda de “El último gran romántico”. Si fuera un dibujo, creo que vería líneas perpendiculares irregulares, puntos de fuga que huyen.

    Sigo con expectación la serie de “Radamel”, aunque las entregas y mi Alzheimer casan mal. De momento está muy interesante, tengo ganas de ver cómo sigue.
    Abrazos.

  2. Es como si la orquesta del Titatic tocaba en el barco mientras su casco se funde en un magma de lava y los náufragos mueres quemados de amor en lugar de helados. He notado un seísmo de magma bajo mis pies.

  3. Yo también he pensado en un mix del hundimiento del titanic con la bomba de hiroshima, en todo caso un deseo de último minuto de vida, un momento de sentimientos y sensualidad llevada al apicentro del corazón. Me ha gustado mucho, la descripción en pinceladas del ambiente apocalíptico en contraste con el momento romántico del final, como si estuvieran en una burbuja dentro del caos. Una maravilla.

  4. Todo un mundo a la deriva mientras los dos últimos naúfragos bailan, enamorados, sin orquesta ni música, pero quizá con su último aliento. Y la mano en el culo, como se debe bailar cuando todo esta a punto de irse a la mierda. Bestial.

    Abrazos.

  5. Si los peces ya están panza arriba y el aire ya huele a azufre, creo que no bailan en los últimos instantes de este mundo sino en el primero (para ellos) de otro.
    Ojalá, no parece que allí les vaya a ir tan mal.

    Un abrazo

  6. En realidad, el contexto no tiene por qué ser apocalíptico, aunque lo parezca. Excepto por los aullidos de los gatos, es una escena que podría haberse dado ayer, perfectamente, en la isla de El Hierro. De hecho la idea surgió al leer un artículo que decía exactamente eso, que ayer el aire olía a azufre y había peces flotando en el mar, a causa de la erupción volcánica submarina.

    Muchas gracias a todos, y pasad un buen fin de semana.

  7. Odys, yo ayer estaba en El Hierro. La orquesta había sido desalojada por protección civil. Los peces no flotaban, simplemente estaban muertos. No había luna, y los gatos huían despavoridos, solo se escuchaba el aullar de las sirenas. El olor a azufre era insoportable y por mas que intentaba agarrarme a ella el olor persistía. Lo único cierto es la mano en el culo, pero no me lo pidió -es pura ficción- la puse yo instintivamente, el sopapo fue de campeonato. Todo esto también lo dice la noticia. Me ha gustado el micro, es un claro ejemplo de que ficción y realidad son -muchas veces- la misma cosa. Un abrazo y buen fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s