Mugido triste de crustáceo

Maldije a los dioses que jugando a los dados cabalgaban furiosos a lomos de sus teclados. Maldije a las isoldas y a los quijotes, las regentas y los donjuanes, las celestinas y los pigmaliones, las lolitas y los adanes, los cuasimodos y las maritornes, y a tantos y tantas marionetas y monigotes como caprichos surgidos del delirio de aquellos fantoches. Y por encima de todos maldije a Samsa, esa inutilidad con patas, ese llorón inconformista que no supo apreciar lo que de bueno tenía su suerte. Al menos él podía moverse, huir lejos mientras pudiese. Pero yo…, yo desperté hecho un percebe. Era carne de grillete.

Dedicado a Agustín, cangrejo de día, mejillón de noche.

Anuncios

11 pensamientos en “Mugido triste de crustáceo

  1. Pingback: Mugido triste de crustáceo (via odys) « La Venganza del Señor Equis

  2. Me aprieta la duda acerca de la manera en la que uno llega a la conclusión, tremebunda, que no es animal racional de dos patas, sino percebe. Dando por supuesto que en el mundo marino no hay espejos y el agua dista de ser cristalina, imagino ese instante de mirarse a uno mismo, pa dentro, siendo ya percebe. Y es entonces cuando escucho el mugido, atronador.

    De mejillón a percebe, gracias. Me gustaría aplaudir, pero claro…

    Abrazos.

    • Es un percebe racional, evidentemente, que ha despertado haciendo piña con otras criaturas semejantes a él, como suele ser costumbre en los percebes. Supongo que sus nuevos hermanos y hermanas son irracionales, de lo contrario sus voces-mugido podrían aliviar la terrible soledad a la que se enfrenta en su nueva condición. También podrían ser racionales y expresarse en ladridos, maullidos, gruñidos, pío-píos…

  3. Poco que añadir, repetiré que título y dedicatoria son de antología, y que el relato tiene ese sello tan Odys que nos trae a todos aquí. Bueno, sólo decir que el comentario de Agus también me ha hecho reír, sobre todo sus aplausos.
    (Están locos, estos romanos.)

  4. El mérito del título recae en Álex de la Iglesia, de cuyo “Balada triste de tropeta” éste no es sino un paródico reflejo.

    Ha llegado el otoño a Asturias. El tiempo desangelado, la lluvia cansina, el amarillear de las hojas, las derrotas del Sporting…

  5. Qué bueno, Alberto. La dedicatoria, ciertamente, es estupenda.
    Y qué decir de todas esas disquisiciones ontológicas…
    ¿Va a ser cierto que la verdadera vida racional es submarina? :-))
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s