El voto

Hoy todas hablan de lo mismo en el refectorio. Sor Angélica ha quemado los hábitos y se ha fugado del convento. Unas dicen que tiene un amante. Otras, que está poseída. Algunas incluso la disculpan, o sueñan con hacer otro tanto mientras entierran la nariz en el plato para que el rubor no las delate. No está en nuestras manos juzgarla, sino rezar juntas por la salvación de su alma, les recordará la Madre Superiora al dirigirse a la congregación. Su voz, dulce y esponjada, se degradará hasta convertirse en un bisbiseo venenoso cuando a las vísperas se asome al pozo. Claro que te irás, amor, pero con los pies por delante.

Anuncios

9 pensamientos en “El voto

  1. La decisión está tomada ,unas por sus padres mentalizadas , otras encontraron refugio y morada en una fe inculcada que no les sabe a nada pero están con la manada. . . .el tiempo las curte y sus curiosos pensamientos las llevan fuera del contento ¡¡Que tormento!! Señor que me ocurre , en la cálida noche de verano me despierto con la mano de Satanás donde no quieras imaginar , el me embriaga y me lleva hasta el final , no comprendo cual pecado , sí este fin llenos de estrellas , ángeles y el paraíso ví , que paradoja señor , mejor reservo este fin sin hacerte llegar este correo celestial , ya habré de lidiar con Satanas en mis momentos de libertad.

  2. Voy a adoptar mi tono más maruja para decirte: mira que eres malo…
    Tremenda, la superiora, y sorprendente esta ambientación en Odys.
    Abrazos.

  3. Impecable, Albert. Tengo la sensación que no le falta ni le sobra ni una palabra. Y eso, según dicen los que saben de esto, es síntoma de calidad. A mí también me lo parece. Además tiene ritmo, tensión y ese humor canalla tan elegante, sutil, marca de la casa. Bravo.

    Abrazos.

  4. Fíjate, Alberto, cuando lo he leído iba a poner algo muy parecido a lo que ha escrito Agus. Microrrelato canónico iba a decir yo, porque me parece que reúne todos los ingredientes necesarios para que la pieza sacuda la conciencia de quien lo lee. Ritmo, tensión, ironía mordaz, como bien dice Agus. Y además de todo una imagen portentosa: esa transformación gradual de la voz -del tono melifluo y sosegado a la perversidad pronunciada entre dientes- que nos conduce de manera casi hipnótica y en un orden invertido al estallido final. Plas, plas, plas. Fabuloso.

    Abrazos.

  5. Creo que los entendidos en la materia ya te han dado su veredicto, yo, como jurado popular, no puedo estar más de acuerdo con ellos. Un relato ágil, donde la adjetivación nos lleva a ponernos en situación. Con el ritmo y locuocidad justos. Un micro de maestro, de veras, ejemplo de la excelencia microliteraria. Abrazos y mi aplauso admirado.

  6. Pues la verdad es que tenía muchas dudas con respecto a este relato, hacía meses que lo había escrito y no me decidía a publicarlo. Unos días antes de dar el paso, me asaltó una última disyuntiva, si debía o no debía incluir la última frase, las palabras que dice la Madre Superiora ante el pozo, o terminar el relato, precisamente, cuando se asoma al pozo, para que cada cual se imaginase lo que quisiese. Pero me parecía importante destacar que no se trataba simplemente de un gesto dictatorial ante un acto de rebeldía (querer fugarse), sino que había una relación amorosa de por medio.

    Gracias a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s