La buena pipa

El pingüino me trajo la carta con el menú. No tenía hambre. Últimamente nunca la tengo. Aun así, y por no perder las sanas costumbres, como entrantes elegí una docena de comisiones ilegales al ajillo. De primero, un sencillo caso de corrupción institucional, finamente sobreseído. El pleito que me ofrecieron de segundo perjudicaba al más generoso de mis benefactores. Objetando defectos de forma lo rechacé y pedí la cuenta. Contenía un mensaje en clave. Me senté a descifrarlo en el salón de las estalactitas, el que ofrece las mejores vistas de la laguna, mientras fumaba una pipa al calor de una buena hoguera. De tanto en tanto, un anciano decrépito se acercaba y arrojaba al fuego angustias en carne viva y despojos de arrepentido tardío cuya naturaleza corrupta reavivaba el alegre crepitar de las llamas. Su rostro me resultaba familiar.

-¿Nos conocemos?

-De toda la muerte, Magistrado, de toda la muerte. No tenga prisa -añadió, señalando la cuenta con el más retorcido y luengo de sus tentáculos.

Cuando me cansé de llorar eructé, desdoblé la misma y comencé de nuevo: “El pingüino me trajo la carta con el menú…”

Anuncios

10 pensamientos en “La buena pipa

    • Iba a titularlo “cuento chino”, por su carácter voluntarista, esa ingenua necesidad de aplicar sobre el papel esa justicia que raras veces brilla sobre la Tierra… Justicia poética, sí, y tristemente alejada de la realidad 🙂

      Besos.

  1. A mí este texto siempre me pareció excelente, y creo que ha ganado con el tiempo. Susana habla de justicia, pero aquí no la hubo. Merecía estar entre los finalistas de un concurso que hace tiempo dejó fuera la calidad de los textos. Demasiado bueno.

    Abrazos.

    • Mi reino por un bufete, un bufo pequeño, un enanito que bufa, buf buf, mientras se columpia en el balancín en cuyo extremo opuesto se asientan las posaderas de la gorda e inmaculada diosa ciega.

      Muchas gracias, caballero.

      Y buen lunes tenga usted 😉

  2. Me gusta más con este título que me recuerda los rebotes que me pillaba de pequeña cuando me contaban el cuento de la buena pipa, y al fin de cuentas es un micro con aire rebotado no? jeje
    muy bueno
    Saludillos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s