Mascarada

No sé dónde se meten, pero en esas fechas mágicas los habitantes desaparecen y yo puedo bajar al pueblo. Las calles se llenan de seres dispares que lucen con alegría sus diferencias y organizan fiestas en las que a los más atrevidos nos toca desfilar, para mayor deleite de esa variopinta multitud tan amiga de sorpresas. A estas buenas gentes les encanta  que haga demostración de mi voz portentosa, y no son pocos quienes, tras escuchar un variado repertorio de mis rugidos  favoritos, me ruegan encarecidamente les brinde otros. Incluso alguna vez he ganado el concurso de belleza, gesta de la que estoy muy orgulloso, porque el nivel de los participantes suele ser muy alto. Pero lo que más me gusta es que los niños se sienten en mis rodillas a tirar de los tornillos mientras recorren lo costurones con sus manitas. Sus padres aplauden y se ríen, y yo con ellos.

El resto del año vivo oculto en la umbría soledad del bosque, donde todos los días se impone  un miércoles de perpetua ceniza.

Anuncios

8 pensamientos en “Mascarada

  1. Me gusta esta visión del “monstruo” que, en las fechas en que los humanos(más monstruosos que él seguramente) celebran el miedo y lo feo, sale y puede sociabliizar sin problemas.

    Ay todos los días son Halloween según y cómo…

    Big hug

  2. A esto se le llama elipsis. Hoy, la genialidad del micro reside en el que no escribes. En esos 364 días restantes. Bravo.

    Abrazos.

  3. Un micro para reflexionar, y de un modo distinto al habitual. Tienes muchos registros. Eso hace que pasar por tu blog siempre sea interesante.
    Abrazos.

  4. Este es uno de mis primeros ejercicios de escritura. Yo entonces los llamaba así, ejercicios de escritura, antes de descubrir que existía un género dentro del que podían ser catalogados.

    Así que ahora es un microrrelato. Lo encontré mientras hacía limpieza del material que tenía acumulado en un par de disquetes. Iba a tirarlo a la basura, pero en última instancia he decidido darle un aprobado raspado en el examen al que todo relato debería someterse una vez transcurrido un margen de tiempo prudencial -como mínimo un año- desde su conclusión, y rescatarlo en consecuencia para el blog, más que nada como curiosidad.

    Muchas gracias por compartir vuestras impresiones conmigo.

    Besos, abrazos y un helado de cucurucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s